Anestesia odontológica

La anestesia odontológica se usa en la consulta para evitar el dolor en los tratamientos para que el paciente se sienta lo más cómodo y tranquilo posible.

Los odontólogos disponen de diferentes tipos de anestesia y de instrumental específico para suministrarla.

La elección del tipo de anestesia vendrá determinado por el tipo de tratamiento que se tenga que hacer en cada caso. Cada una de ellas tiene su forma de aplicación.

Tipos de anestesia odontológica:

Anestesia tópica

Es la que no requiere punción en la mucosa bucal. No es necesario efectuar el temido «pinchazo». Se aplica en forma de crema, gel o spray de manera tópica.

Se suministra antes de la punción en la mucosa y su efecto tiene una duración corta.

Anestesia de punción

Con un sistema inyectable compuesto por una jeringa y una aguja se efectúa un pinchazo en la mucosa bucal.

Existen varios tipos de jeringas anestésicas dependiendo de la técnica de anestesia que se requiera en cada caso.

Las jeringas odontológicas son diferentes a las jeringas sanitarias tradicionales. En las odontológicas, el cartucho anestésico, que puede ser de cristal o de polipropileno, se retira tras la administración de la dosis, y por eso se pueden reutilizar.

Estas jeringas suelen ser metálicas con un hueco en la parte central donde se encaja el cartucho. Existen también jeringas de plástico desechable.

Otro elemento fundamental es la aguja. Tienen un diseño especial para enroscarse en la jeringa odontológica y suelen ser de acero inoxidable.

Hay diferentes longitudes y grosores dependiendo de la técnica que utilice el dentista para suministrar la anestesia.

Hay dos tipos de técnicas anestésicas:

Técnica Peri apical:

Se realiza para dormir sólo una pieza dental sobre la que se va a realizar el tratamiento. Se utilizan agujas cortas y ultracortas.

Técnica Troncular:

Actúa sobre el tronco nervioso, por lo que afecta a un cuadrante concreto de la boca, incluyendo la lengua, labios, encías y mejilla. Su efecto dura alrededor de dos horas. Se utilizan agujas largas y de mayor grosor.

Las agujas lógicamente son de un sólo uso y tras suministrar la anestesia se depositan en un contenedor de residuos sanitarios especial para su destrucción.

Los diferentes tipos de agujas odontológicas se identifican por colores según un código internacional: El amarillo es el indicador de las agujas largas, el naranja para las cortas, el azul para las delgadas y el violeta para las extra cortas.

Hay otras técnicas como la sedación consciente que también se usa en algunas clínicas dentales. El paciente queda totalmente relajado pero puede interactuar con el equipo médico.